como diseñar el mejor gimnasio en tu propia casa

¿Cómo diseñar el mejor gimnasio en tu propia casa?

¿Cómo tener un gimnasio cerca de mi?

Hoy le doy la bienvenida a Javier, de «PasionBricolaje», que nos va a dar unas cuantas claves para montar un gimnasio en nuestras propias casas. PasionBricolaje es una web que brinda consejos y recomendaciones en todo lo relacionado con el hobby de construir, modificar y restaurar cosas por uno mismo. ¡Una suerte poder tener aquí a alguien que le pone tanta pasión a todo lo relacionado con el Bricolaje!

Si quieres mantenerte en forma y no tienes tiempo de ir al gimnasio o no puedes salir de casa, una buena opción es adaptar una habitación de tu hogar para disponer del tuyo propio. Seguro que tienes un espacio al que puedes darle un mejor uso.

En este artículo te voy a dar unos consejos para conseguir que tengas tu propio gimnasio en casa y que lo puedas adaptar a tu personalidad. Voy a ayudarte a lograr una decoración que te invite a utilizarlo con frecuencia y que te permita pasar un momento muy productivo.

Vamos a basarnos en que un gimnasio tiene que ser un lugar tranquilo, aislado de los ruidos del exterior, con buena luz natural y que el aire se renueve frecuentemente.

Un suelo que sea práctico

Comencemos por el suelo. Si se trata de un garaje o un sótano, es muy probable que el suelo sea de cemento. Mejor así porque las posibilidades son mucho mayores. Te recomiendo como primera opción, utilizar un revestimiento de resina epoxi, porque son muy resistentes y vienen en distintos colores por lo que te permitirá jugar con tu creatividad y dejarlo muy original.

revestimiento de resina epoxi

Otra opción es poner suelo de goma que, además de ser fácil de instalar, actúa como amortiguador y, si se te caen las pesas, evitarás daños en la superficie. Este material también es un buen aislante, por lo que evitarás tener suelos muy fríos en invierno y poder hacer los ejercicios sobre el mismo sin que resulten desagradables.

Una pared cubierta de espejos

Te recomiendo cubrir una pared entera con un espejo, ya que conseguirás aumentar la sensación de amplitud, reflejará la luz, haciéndola mucho más luminosa, y te permitirá que te puedas observar y corregir tu postura durante tus ejercicios.

pared cubierta de espejos

No necesitas que el espejo sea de una sola pieza, lo cual sería muy costoso y complicado de instalar. Mi consejo es que adquieras varios espejos como por ejemplo el tipo Lettan de IKEA, que tiene unas medidas de 120 cm de ancho por 96 de alto. Con estas medidas, resulta fácil de transportar e instalar, lo cual puedes hacer tú mismo. Para una típica pared de 3 m de ancho por 2,50 m de alto, necesitarás sólo seis de estos espejos y podrás cubrir la pared entera por unos 235 euros.

Colores y sentidos equilibrados

Si eliges bien el color del resto de las paredes, puedes conseguir elevar tus niveles de energía, mejorar tu estado de ánimo y aumentar tu rendimiento, porque los colores afectan a nuestro estado emocional.

El rojo ayuda a que un gimnasio este animado porque es un color energizante, pero no lo utilices en exceso porque incrementa la acritud. Mejor utilízalo como complemento y lo justo para incentivar la competitividad. El color naranja también aporta energía pero sin la agresividad y la explosividad del rojo.

colores sentidos y equilibrados

Busca un equilibrio en el conjunto, lo cual puedes lograr utilizando un color como el gris claro, porque es un color que te va a dar ese tono neutro que necesitas para que junto con la combinación de los otros colores vivos, como el rojo o naranja, te ayude a no sobre estimular tus sentidos.

Un aire que sabe a fresco

Lo ideal es tener una habitación con una ventana que puedas abrir y que permita la renovación continua del aire, pero dado que seguramente quieras montar tu gimnasio en una habitación de poco uso como un garaje o sótano y seguramente sin ventanas, necesitarás buscar la forma de ventilar, eliminar la humedad y mantener siempre el mejor ambiente para que puedas realizar tus ejercicios respirando el mejor aire.

Un purificador de aire te ayudará a limpiar el aire contaminado por medio de tecnologías de filtrado especiales. Cuentan, además, con un ventilador para hacer circular el aire. Viene con filtros HEPA que son muy eficientes o de carbón activo que tienen el añadido que son muy eficaces para absorber los olores.

un aire que sabe a fresco

Fíjate en la calificación MERV que mide la eficacia de los filtros. Cuanto más alta sea, más capacidad de filtrado tendrá y lograrás un aire más puro. Busca uno que sea programable y así poder ponerlo en funcionamiento durante los períodos de entrenamiento.

Para aumentar más la calidad del aire, te recomiendo utilizar un generador de ozono que tiene una acción antibacteriana. Con 15 minutos todos los días, luego de los entrenamientos, lograrás que la habitación huela muy fresca. Lo tienes que instalar en lugares altos para permitir una mejor circulación del aire y que sea más efectivo. Utilízalo cuando no te encuentres en la habitación y es importante que cuente con un temporizador.

Seguramente tengas que poner una estantería para el generador de ozono, por lo que puedes aprovechar para colocar un altavoz inteligente al que puedas decirle la playlist que deseas escuchar durante tus entrenamientos.

Una ventana o claraboya mágica

Si tu gimnasio se encuentra en un garaje o un sótano sin ventanas, es posible crear una sensación de luz natural y de profundidad utilizando paneles LED y poniendo delante una lámina de un paisaje si es en una pared, o una lámina de un cielo si la ubicas en el techo.

Así como antes hemos jugado con los espejos y los colores, ahora iremos un poco más lejos, creando la ilusión de que tienes una ventana o una claraboya y cumplir con el objetivo de tener un espacio con “luz natural”. Y si la luz se pudiese regular (aumentar o atenuar) en función de la luz exterior, ¿no sería más real? esto lo dejaremos para otro artículo.

claraboya

La imagen de arriba con un techo que parece abierto al cielo, está realizado con un panel LED y una imagen superpuesta capaz de mostrar ese cielo tan perfecto. La empresa que lo fabrica se llama CoeLux y los efectos que logra son espectaculares.

Como en PasionBricolaje buscamos que hagas las cosas por ti mismo, te propongo utilizar unos paneles LED de 60 x 60 cm a los que cubrir con láminas de acrílico con una imagen que simule una ventana o una claraboya.

Te recomiendo esas medidas para el panel porque son las más habituales y el coste es menor por ser más popular. Si quieres abarcar una superficie mayor, simplemente junta varios. Te conviene adquirir paneles con la temperatura de color sea mayor a 5000K porque, al superponer la lámina con la imagen, se pierde intensidad y el resultado es mejor.

Existen tiendas como la de esta web, que venden diferentes imágenes de 60 x 60 cm o puedes enviar la  tuya y que te la impriman. Necesitarás contar con una foto que tenga mucha resolución para que el resultado sea excelente.

Si te ha gustado el artículo no olvides pasarte por PasiónBricolaje, allí Javier comparte un montón de contenido útil para convertirte en un manitas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 6 Promedio: 4.8)

Deja un comentario